La terapia presencial puede ser individual, de pareja o de grupo.

Terapia Individual para adultos y adolescentes.

La terapia individual presencial es el proceso por el cual los pacientes trabajan uno a uno, frente a frente con un terapeuta entrenado, en un ambiente seguro, propicio y confidencial; para explorar sus sentimientos, creencias o comportamientos, a través de revisar las vivencias, recuerdos, identificar aspectos que se desean modificar, comprender mejor a uno mismo u otros, fijar objetivos personales y trabajar para lograr el cambio deseado.

La terapia individual puede durar unas cuantas semanas, meses o varios años, dependiendo de la persona y el tipo de problema o desafío en el que quiera trabajar, esto depende de los deseos únicos de cada paciente y sus objetivos personales.

Terapia de pareja.

La terapia de pareja es un proceso mediante el cual una pareja (que pueden estar comprometidas, casadas, saliendo, asociadas, o inclusive a veces padre e hijo), trabajan para identificar áreas de conflicto y/o aspectos de su relación que desean cambiar, y así desarrollar un plan de acción para mejorar en conjunto, de manera que ambos se sientan individualmente satisfechos con los acuerdos logrados.

Trabajando en un ambiente seguro y confidencial, las parejas pueden explorar cómo sus antecedentes personales, creencias y pensamientos pueden influenciar su relación tanto positiva como negativamente. El terapeuta (o terapeutas en el modelo de co-terapia), pueden ayudar a la pareja a abordar cualquier problema inmediato que la pareja este viviendo y que detona un conflicto, así como desarrollar estrategias para proteger y mejorar la salud de mediano y largo plazo y la felicidad de la relación.

Pide informes en CONTACTO